SHOCK ANTIARRUGAS

Mediante aplicaciones de Ácido Hialurónico, también se pueden rellenar los surcos que producen alguna arrugas. Para este mismo fin, se utiliza también la Toxina Botulínica (más conocida como Botox), que provoca la relajación y paralización temporal de los músculos, y aplicándose en pequeñas dosis sirve para eliminar las arrugas del rostro. La diferencia entre estos dos componentes radica en que la toxina se aplica en zonas con más movimiento muscular y gesticulación ( arrugas "de la sonrisa", del ceño, las "patas de gallo", etc.) Por el contrario, el ácido se inyecta en el interior de los labios y en áreas más estáticas, como bajo la nariz -sobre el labio superior: surcos nasogenianos-, en el "canal de la lágrima", en la frente y sienes... aunque siempre esta decisión la debe tomar el cirujano o médico especialista.

¿Cómo lo hago?

Las inyecciones de toda esta gama de sustancias tampoco requieren hospitalización, pudiendo realizarse con anestesia local (sin sedación) en el centro médico-estético de su confianza y que le ofrezca todas las garantías.

Instrucciones para el shock antiarrugas

Cuando se trata de intervenciones faciales se solicita al paciente:

- Preparación con un lavado jabonoso de cabeza y adecuada higiene oral.

- Los hombres deben estar cuidadosamente afeitados, evitando lesiones causadas por la máquina de afeitar.

- No utilizar cosméticos el día de la revisión.

 
 

Procedimientos que realizamos